Psicología y Sexología

Profesionales

  • Dra. Mariela Silvina Weppler

Horarios de Atención

  • Lunes a Viernes de 08.00 a 20.00 hs.

Solicitar un turno

“Salud sexual es la integración de los aspectos afectivos, somáticos e intelectuales del ser sexuado, de modo tal que de ella derive el enriquecimiento y el desarrollo de la persona humana, la comunicación y el amor”.
ORGANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD. 1974.

La Sexología es una disciplina científica y humanística que estudia los problemas relativos al sexo y la sexualidad en sus dimensiones bio-psico-sociales y culturales, en sus aspectos normales, disfuncionales y patológicos, con los aportes de diversas disciplinas reunidas en un campo integrador multi e interdisciplinario. Aún resulta desconocido para la mayoría de la población en qué consiste la problemática general de la Sexología. Los investigadores de la Sexología fueron completando el espectro multidimensional de la sexualidad -en sus vertientes biológica, psicológica y social-, inicialmente abierto por el Psicoanálisis. El conocimiento de esta disciplina evita caer en reduccionismos y permite cumplir eficazmente con el propósito fundamental de ayudar a los otros, asumiendo la obligación de prevenir, educar, tratar y resolver las dificultades en la vida sexual de hombres y mujeres.

Un correcto diagnóstico, una eficiente indicación terapéutica y un pronóstico certero sólo podrán realizarse cuando el profesional tenga a su alcance la posibilidad de trabajar en equipo. Es necesario un cambio de actitudes en lo que respecta a la aceptación de la sexualidad como un componente positivo de la salud, tanto para uno mismo como para los demás.

A partir del año 2012 comienzan a publicarse muchos más artículos científicos sobre disfunción sexual femenina que masculina, un cambio muy significativo ligado a varios factores: la llegada de fármacos para el tratamiento de la disfunción sexual masculina ya supone una mejoría para la preocupación de ellos, otro es que el placer sexual ya no se concibe de ninguna manera más importante para el hombre que para la mujer y un tercero es que las mujeres empezaron a centrarse en su propio placer, superando los antiguos mandatos que suponen que lo más importante es el goce del otro, por ende comenzaron a reclamar para la solución de los problemas de la sexualidad femenina, siendo el problema número uno, la falta o disminución del deseo sexual.

Son múltiples los factores que condicionan y determinan el deseo sexual: la genética, las hormonas, los sentidos estimulados, la edad, la pareja, las exigencias culturales, el estado de salud, el entorno social y afectivo, los factores emocionales.

El lugar asignado a la feminidad y a la masculinidad, y las exigencias de los modelos que el orden simbólico propone, son factores que intervienen en la génesis de diversas manifestaciones psicopatológicas: el malestar o sufrimiento que no puede ser descifrado y expresado en palabras para ser elaborado y buscar soluciones, no encuentra otra vía que los síntomas para significarse como demanda de reconocimiento. Pero el síntoma no tiene un significado único y común a cuantos lo padecen: es necesario buscar su significación en cada caso, pues resulta de un proceso singular ligado a la historia y a los aprendizajes de cada uno. Las exigencias son consecuencia y fuente, a la vez, del malestar, e inciden en la autopercepción, auto-valoración y relación con el cuerpo y la sexualidad, tanto de la propia como la de la pareja.

Por ende, en todo síntoma de disfunción sexual, más allá de las cuestiones biológicas y hormonales, subyace un reclamo de este cuerpo para ser escuchado y compromete lo erótico, que se define como aquella expresión de la sexualidad relacionada con lo afectivo, lo lúdico y lo cultural, ocupando un espacio importante en toda consulta sexológica.

Psico-Oncologia

La incapacidad para manejar el estrés, en términos globales, puede dar lugar a una mayor incidencia de procesos oncológicos en general así como a una disminución de la calidad de vida y posibilidades de mejoría.

El diagnóstico y tratamiento de Cáncer cumplen con las características de intensidad y extensión en el tiempo propias de todo trauma importante.

Seguir leyendo aquí